18 may. 2013

Cuentan por ahí.

Se dice que, si eres realmente consciente de que estás respirando estás viviendo el presente de verdad.
¿Te sirve de algo mirar atrás?
¿Te sirve de algo pensar en mañana?
No.
Bueno, sí. Solo te sirve para perderte el ahora, este mismo instante. Este instante al que no prestas atención por estar en otro lado, demasiado preocupado en otras cosas como para valorar lo que se te escapa de las manos continuamente.
Un segundo que se va.
Y otro.
Y otro.
Y así cada día, sin cesar. El tiempo no espera por nadie, él sigue su camino sin importarle nada y ¿vas a ser tú menos que él?
Deja que la mente vuele cuando tiene que volar, de resto, limítate a sentir el aire que te roza y que probablemente nunca vuelva a ser el mismo aire, jamás.


9 may. 2013

Tears.

Cuando una persona abandona nuestra vida. Sea de la manera que sea, deja un hueco en nuestro ser.
Y sí, hablo de todas las personas que se van de nuestra vida, porque, si estaban en ella es porque eran importantes ¿no?.
Luego ya, el hueco varía en cuanto a profundidad y tamaño.
Los amigos van y vienen, es ley de vida. Si un amigo se fue, sí, deja esa "pequeña cosita" en nuestras entrañas, pero verás que poco después viene una nueva persona que te hace sonreír de nuevo y le da otra diversidad a tu vida. Así pasa con muchas cosas.
Pero el verdadero dolor, el verdadero hueco, es cuando marcha alguien a quien no puedes reemplazar.
Esa persona que se va para no volver y no se puede reemplazar.
Cuando esto ocurre tienes que pasar de la absoluta presencia de un ser, a sus recuerdos.
Cómo era su rostro.
Cómo era su olor.
Cómo era su pelo.
Cómo era su voz.
Cuando te das cuenta de que lo perdiste y no lo volverás a tener, es cuando aparece el verdadero e inevitable hueco del dolor.

4 may. 2013

Sciencie and progress.

¿Nadie más ha notado la obsesión del ser humano por demostrarlo todo?
Sí, ya sabéis a lo que me refiero, la humanidad, desde que pudo demostrar que todo estaba regido por fuerzas, números y patrones, se ha propuesto demostrar todo lo que ve en el mundo, y como no, lo que se escapa de los números lo destinan al cajón desastre.
¿Nadie más se ha parado a pensar en "la excepción que confirma la regla"?
Ese pequeño trozo de universo que no siempre hace lo que el humano tiene previsto. Y es que a veces, el azar, juega un poco sus cartas. Incluso los propios genes del ser humano, se manifiestan dependiendo (a veces) del ambiente, y no por la predominancia del mismo.
Llamenlo como quieran, pero no todo está estudiado, no todo está regido por algo.
Y sino, fíjense y sabrán a qué me refiero.